Storytelling y creación colectiva con Bruce Springsteen (and I)

springsteen and iAyer se estrenó oficialmente el documental Springsteen and I. Cualquiera que me conozca suficientemente conoce que soy ‘fan’ de Bruce Springsteen, aunque el motivo de la realización de este post, tiene que ver con la relación de este documental con el storytelling y con la comunicación, que es el objetivo de Comunicatelling.

Desde el punto de vista del storytelling, Sprinsteen and I está configurado como una sucesión de historias personales de fans anónimos, que describen su relación con el artista a través de sus experiencias vitales, sus emociones, sus recuerdos  de cómo establecieron su relación con su música, sus narraciones, evocaciones y acontecimientos que les unen con el boss.

Y, por otra parte, por la forma  y el proceso en la que se ha elaborado el documental (el envío de clips y vídeos grabados por los propios fans), el resultado del mismo es un proceso participativo de creación a partir de la inteligencia colectiva de todos los participantes, un colectivo diverso y heterogéneo que comparte una idea. Construido además, a modo de conversación con sus fans, como una multitud muy poco uniforme. Por tanto, la producción del documental  es una forma artística y comunicacional de crowdfounding.

La labor del productor, Ridley Scott y del director Baillie Walsh, ha sido, por tanto, seleccionar y configurar un hilo conductor del documental, crear un sentido y una intencionalidad determinada, es decir un hilo argumental en un relato aparentemente inconexo, resultado de esta dinámica crowd (en Comunicatelling ya hemos hablado de la relación entre el relato y el movimiento crowd).

En su momento, Springsteen había ya realizado una incursión “oficial” (tanto sus canciones, como en sus conciertos las historias tienen un poder generador enorme) en el storytelling a través de un programa que, con posterioridad fue editado en DVD, VH1 Storytellers. Ese programa, filmado en el Teatro Two River en Red Bank, NJ. En ese programa, una especie de concierto acústico, además de cantar, “narraba” sus canciones de sentido, a veces, línea por línea, confesando en muchos casos, que sus composiciones fueron realizadas para ser cantadas y que su escritura original había sido más inconsciente. En ese programa, Bruce también compartió con sus fans un coloquio. Es decir una conversación.

Desde el punto de vista de la comunicación, este documental también nos permite reflexionar sobre tres cuestiones. La primera, la propia forma de construcción de la marca personal  (“el personal branding”) en este caso del propio artista. Bruce Springsteen. En segundo lugar, como en la sociedad en red, esta construcción se realiza de forma colectiva, en forma de conversación, como una historia que se construye por una suma de historias (se puede decir que el propio Springsteen está construido por las historias de sus fans). Y, en tercer lugar, desde el punto de vista del storytelling, como el mismo contribuye a la configuración del arquetipo personal, como habitante del imaginario colectivo, más importante que la vida. Ahí, también ha avanzado en su conformación como hombre normal, real, humano, natural, accesible, integrador, modesto y, a la vez, excepcional.

Los arquetipos maternales: Madres de película

Shirley MacLaine y Debra Winger

Shirley MacLaine y Debra Winger

Una pieza clave en los relatos como herramientas de comunicación es el arquetipo. En términos de Carl G. Jung, un arquetipo, es “una forma conocida subjetivamente”. Según Jung, son formas presentes en todas las sociedades. Se trata de formas, patrones comunes que están vivos en el inconsciente colectivo de muchas sociedades y su presencia tienen muchos contenidos y significados.  Los arquetipos sirven para generar emociones, ideas, identidad y para revivir en nuestra mente imágenes concretas y valores asociados al mismo.

Por otra parte, la figura de la madre es clave desde el punto de vista de la cultura. Con las diferencias lógicas según lo matriarcal de que se trate una sociedad, la madre tiene un papel clave, en la persona, en la evolución, conducta y desarrollo vital de las personas. Ya sea desde la literatura, desde el arte, desde el cine o desde la psicología, la fascinación por lo matrístico, por lo maternal es una constante.

Y, el papel de la madre, tiene su influencia en el relato colectivo, como creación de inconsciente y en el relato personal, como influencia. Del mismo modo, el papel de las artes visuales y del cine, como construcción del imaginario colectivo, la sublimación de la realidad y la construcción de la identidad.

Así, acaba de publicarse “Madres de Película” (Alianza Editorial) de Pablo Vilaboy y Oscar López en el que investigan desde el amor reverencial al cine en el arquetipo de la madre (por cierto, con una promoción muy oportunista para el primer domingo de mayo de 2013). Lo hacen de forma generativa, explorando a su vez, e identificando diferentes tipologías de arquetipos, presentes en el relato colectivo e individual asociados a la figura materna. De hecho, estas figuras existentes en el cine, tienen su correlación en la sociedad, con la humanidad y con la realidad.

Abordan los distintos roles y tipologías de madre en el cine, mediante el análisis de más de 120 películas.  Como señalan los autores del libro, en la obra están todos los tipos de madre que ha dado el cine: las tradicionales, las ocultas, las terribles, las sacrificadas, las épicas,  las adúlteras  las adoptivas, las trastornadas,  las adolescentes, las vengativas, las maltratadas… La lista de temas es muy larga y, para cada uno, hay ejemplos muy interesantes de películas, de relatos y de historias:

  • Madre con secreto
  • Madre divorciada
  • La madre y la enfermedad
  • La madre oculta
  • La madre terrible
  • Las madres sin hijo
  • La madre vengativa
  • La madre tradicional
  • La madre en solitario
  • La madre ante el nido vacío
  • La madre adolescente
  • La madre de adolescente
  • La madre y la eutanasia
  • La madre y el aborto
  • La madre incestuosa
  • La madre del terrorista
  • La madre artista
  • La madre épica
  • La madre prostituta
  • La madre incapacitada
  • La madre madura y el sexo
  • La madre poseída
  • La madre maltratada
  • La madre de todos los Aliens
  • La madre de la familia Adams
  • Las dos madres
  • El padre que siempre fue madre
  • La madrastra.

<!–[if !supportLists]–>

Si unimos los temas estudiados en el libro con nombres de actrices y papeles, podemos encontrar, desde la abnegación de Gloria (Carmen Maura) en ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, la madre luchadora como Susan Sarandon en El Aceite de la Vida,  el desapego de la Kate de Al Este del Eden, la madre imperfecta Shirley MacLaine en La fuerza del cariño, a Anjelica Houston, la madre incestuosa , en Los Timadores, la madre asesina, Laura (Belén Rueda) en  El Orfanato, Rosemary (Mia Farrow), la madre y el demonio ,en La Semilla del Diablo o la señora Bates, la madre muerta  de Psicosis, la madre con secretos Cynthia (Brenda Bletyn) , de Secretos y mentiras , la madre adúltera  Francesca  (Meryl Streep ) de Los Puentes de Madison y como la madre sustituta, Tula (Aurora Bautista) en La tía Tula, la madrastra en Blancanieves , la madre en la sombra Bette Davies en La Solterona o la madre de Benjamin Button. Los autores han elegido para la portada del libro aa Shirley MacLaine y a Debra Winger, lo cual ya es una invitación interesante

El libro, partiendo del cine,  también hace una reflexión (turbadora) sobre la evolución de los roles en la sociedad, en la familia y sobre el conflicto de roles entre madre y mujer. Sobre los arquetipos de mujer y madre, que se reflejan el arte, como expresión de la realidad y del relato social y colectivo. Y de cada uno.

Madres de película