Los arquetipos maternales: Madres de película

Shirley MacLaine y Debra Winger

Shirley MacLaine y Debra Winger

Una pieza clave en los relatos como herramientas de comunicación es el arquetipo. En términos de Carl G. Jung, un arquetipo, es “una forma conocida subjetivamente”. Según Jung, son formas presentes en todas las sociedades. Se trata de formas, patrones comunes que están vivos en el inconsciente colectivo de muchas sociedades y su presencia tienen muchos contenidos y significados.  Los arquetipos sirven para generar emociones, ideas, identidad y para revivir en nuestra mente imágenes concretas y valores asociados al mismo.

Por otra parte, la figura de la madre es clave desde el punto de vista de la cultura. Con las diferencias lógicas según lo matriarcal de que se trate una sociedad, la madre tiene un papel clave, en la persona, en la evolución, conducta y desarrollo vital de las personas. Ya sea desde la literatura, desde el arte, desde el cine o desde la psicología, la fascinación por lo matrístico, por lo maternal es una constante.

Y, el papel de la madre, tiene su influencia en el relato colectivo, como creación de inconsciente y en el relato personal, como influencia. Del mismo modo, el papel de las artes visuales y del cine, como construcción del imaginario colectivo, la sublimación de la realidad y la construcción de la identidad.

Así, acaba de publicarse “Madres de Película” (Alianza Editorial) de Pablo Vilaboy y Oscar López en el que investigan desde el amor reverencial al cine en el arquetipo de la madre (por cierto, con una promoción muy oportunista para el primer domingo de mayo de 2013). Lo hacen de forma generativa, explorando a su vez, e identificando diferentes tipologías de arquetipos, presentes en el relato colectivo e individual asociados a la figura materna. De hecho, estas figuras existentes en el cine, tienen su correlación en la sociedad, con la humanidad y con la realidad.

Abordan los distintos roles y tipologías de madre en el cine, mediante el análisis de más de 120 películas.  Como señalan los autores del libro, en la obra están todos los tipos de madre que ha dado el cine: las tradicionales, las ocultas, las terribles, las sacrificadas, las épicas,  las adúlteras  las adoptivas, las trastornadas,  las adolescentes, las vengativas, las maltratadas… La lista de temas es muy larga y, para cada uno, hay ejemplos muy interesantes de películas, de relatos y de historias:

  • Madre con secreto
  • Madre divorciada
  • La madre y la enfermedad
  • La madre oculta
  • La madre terrible
  • Las madres sin hijo
  • La madre vengativa
  • La madre tradicional
  • La madre en solitario
  • La madre ante el nido vacío
  • La madre adolescente
  • La madre de adolescente
  • La madre y la eutanasia
  • La madre y el aborto
  • La madre incestuosa
  • La madre del terrorista
  • La madre artista
  • La madre épica
  • La madre prostituta
  • La madre incapacitada
  • La madre madura y el sexo
  • La madre poseída
  • La madre maltratada
  • La madre de todos los Aliens
  • La madre de la familia Adams
  • Las dos madres
  • El padre que siempre fue madre
  • La madrastra.

<!–[if !supportLists]–>

Si unimos los temas estudiados en el libro con nombres de actrices y papeles, podemos encontrar, desde la abnegación de Gloria (Carmen Maura) en ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, la madre luchadora como Susan Sarandon en El Aceite de la Vida,  el desapego de la Kate de Al Este del Eden, la madre imperfecta Shirley MacLaine en La fuerza del cariño, a Anjelica Houston, la madre incestuosa , en Los Timadores, la madre asesina, Laura (Belén Rueda) en  El Orfanato, Rosemary (Mia Farrow), la madre y el demonio ,en La Semilla del Diablo o la señora Bates, la madre muerta  de Psicosis, la madre con secretos Cynthia (Brenda Bletyn) , de Secretos y mentiras , la madre adúltera  Francesca  (Meryl Streep ) de Los Puentes de Madison y como la madre sustituta, Tula (Aurora Bautista) en La tía Tula, la madrastra en Blancanieves , la madre en la sombra Bette Davies en La Solterona o la madre de Benjamin Button. Los autores han elegido para la portada del libro aa Shirley MacLaine y a Debra Winger, lo cual ya es una invitación interesante

El libro, partiendo del cine,  también hace una reflexión (turbadora) sobre la evolución de los roles en la sociedad, en la familia y sobre el conflicto de roles entre madre y mujer. Sobre los arquetipos de mujer y madre, que se reflejan el arte, como expresión de la realidad y del relato social y colectivo. Y de cada uno.

Madres de película

De qué va Comunicatelling

cuevas-historiaComunicatelling surgió hace ahora aproximadamente un año, con la intención de reivindicar el papel la las historias en la comunicación. Historias que contienen arquetipos, narraciones, argumentos, metáforas, mitos e itinerarios sobre los que se construye el mensaje. Historias que permiten la construcción de la realidad y la identidad y que combinan de forma articulada, lenguaje, palabras, sensaciones e imágenes visuales para configurar un sentido coherente en la construcción del espacio público y común de la comunicación.

De hecho, las historias están presentes en todo tipo de comunicación. Desde en la publicidad, hasta en el marketing, pasando por el lobby, incluyendo la historia. Desde la comunicación interna a la comunicación corporativa, si nos ceñimos al ámbito de las empresas. Y, para cualquier tipo de sujeto en la comunicación: desde la comunicación empresarial, corporativa, la comunicación política hasta en la comunicación con uno mismo. Somos constructores, narradores y personajes de nuestras propias historias.

Las historias van más allá de las herramientas, de las técnicas específicas, de los instrumentos o las modas en la comunicación. Gracias a sus historias contienen la esencia que las hace perdurar. Una herramienta o una campaña sin una buena historia detrás, sin un sentido, sin un objetivo integrado en la esencia y en la identidad de quien la emite, tiene el tiempo contado.

Storytellers

Así, hoy ya han surgido nuevos profesionales como los storytellers, una forma de ser creativos con un concepto y una idea mucho más global, constructores y contadores de historias en la comunicación.

Recientemente, conocíamos como Jon Favreau, que ahora deja la Casa Blanca por Hollywood. Favreau, es uno de los redactores destacados de los discursos de Barack Obama, quizá el político actual que mejor maneja el uso de las historias en la comunicación. Su papel con el del propio David Axelrod son claves para la narración de Obama como mito y personaje político.

Las historias con su propia capacidad narrativa tienen una mayor capacidad de conseguir atención por parte de quienes son sus destinatarios, en un momento en que conseguir esa atención es un objetivo. Son generadoras y transmiten. Las historias tienen capacidad de emoción, evocación, adhesión e identificación. Las buenas campañas de comunicación contienen historias, imágenes, cuentos, itinerarios, ritos, conflictos, argumentos, tramas, metáforas, personajes, mitos, arquetipos y, por ello, adquieren su verdadero significado, ideas y sentido.

Todos esos elementos estarán presentes, por su papel en la comunicación, en Comunicatelling. Las obras literarias, series, películas, el cine, el teatro, la propia historia y su fabulación contienen historias universales con todos sus elementos que son trascendentales la construcción del espacio en común a través de la comunicación. Campañas, ideas, discursos, historias y storytellers estarán aquí presentes, con sus propios ejemplos y narraciones, más que de una forma discursiva.

Y también estará aquí nuestra propia historia, nuestro propio relato, que empezamos a construir y a acelerar a partir de hoy.