Épico Van Damme, épico Volvo

La campaña de Volvo Trucks con Jean Claude Van Damme como principal protagonista es un relato de identidad y de autopresentación que parte del esquema argumental clásico del héroe, como épica de superación y de construcción de valores y aptitudes cuya historia refuerza el concepto publicitario que contiene la campaña de la empresa de automoción sueca.

Además, la estilización con la que está rodado, la música de Enya y la forma de exponer esas dificultades superadas, generan una afinidad personal con su protagonista, una armonía casi seráfica que perfila un relato mítico y, a la vez, humano poderosamente sobrecogedor.  Una verdadera síntesis. Ahí va la traducción de las frases que pronuncia Van Damme en su discurso.

“He tenido mis altibajos, mi parte justa de los caminos llenos de baches y fuertes vientos, eso es lo que me hizo lo que soy hoy en día.

Ahora estoy aquí ante ustedes, lo que ves es un cuerpo elaborado a la perfección, un par de piernas modificadas para desafiar las leyes de la física, y la mentalidad de dominar la más épica de las divisiones”.

Apuntes sobre los relatos del poder

macbeth BLOGEl hecho de participar en una tertulia cultural (El marcapáginas en Gestiona Radio) el pasado viernes con el sugerente tema del poder y utilizar como punto de partida las  visiones de Maquiavelo y Gracián es un buen motivo para tratar en Comunicatelling lo que es el ‘relato del poder’, o en realidad, mejor dicho, lo que son los “relatos del poder” y sus variantes.Como palanca de estos apuntes y sugerencias, quiero aprovechar las propias referencias que aparecieron durante la tertulia (interesantes, inteligentes y suculentas), tanto en el campo de la ficción y de la no ficción, desde el cine, la literatura o las memorias políticas.Desde el punto de vista de las historias y de los argumentos, añado la visión, para mi, más moderna del poder, que tiene su origen en  William Shakespeare y cuya actualidad es indudable. Está presente en sus obras principales, Julio César, El Rey Lear, Hamlet y Macbeth y, en el resto de su obra, también (de Enrique IV, Ricardo III, Romeo y Julieta a Tito Andrónico) en su composición narrativa y dramática. A partir de ahí y sin ser exhaustivos me gustaría ilustrar los relatos sobre el poder, con ejemplos y propuestas para los lectores de Comunicatelling, a partir de cuatro tipos de relatos inagotables:

  • El primer relato tiene que ver con la consecución y mantenimiento del poder. Desde la hazaña épica recompensada, los intentos fracasados, a la confrontación sanguinaria sanguinaria, pasando por las intrigas palaciegas y el ansia de poder. Apunto como propuestas Macbeth y sus diferentes versiones. También Ciudadano Kane (Orson Welles) e incluso Eva al desnudo (Joseph L. Mankiewitz). Asociado a la consecución del poder, un tema recurrente es el cambio personal del que lo consigue. Así, la transformación individual, la corrupción y el exceso de poder se aprecian en el clásico El político (Robert Rossen). Europeo y contemporáneo, con más tintes psicológicos, esta cuestión se puede ver en Borrachera de poder (Claude Chabrol).
  • La segunda tiene que ver con el uso y la utilidad del poder. El poder aplicado. Es decir, del poder y su finalidad, aplicado a la transformación de una sociedad, de una comunidad, como ejercicio de influencia, de consecución de logros, aunar visiones colectivas o de un proyecto. En este tipo de relatos es clave las concepciones del poder, que también han sido objeto de relato cinematográfico desde diferentes perspectivas ideológicas. De una concepción de “poder duro y vertical” como Sólo ante el peligro (Fred Zinemann) frente a una visión de poder blando o participado, Rio Bravo de Howard Hawks.
  • La tercera tiene que ver con las relaciones de poder, sus comportamientos, con sus resortes, con sus mecanismos más o menos coercitivos, con sus dinámicas, con sus lealtades y deslealtades.  Territorio especialmente abonado para las películas de la mafia, como la trilogía de El Padrino (Francis Ford Copolla) o Uno de los nuestros (Martin Scorsese). O de conspiraciones como Wall Street y JFK :caso abierto (Oliver Stone). Incluso, Domingo Sangriento (Peter Greengrass) es expresiva de los comportamientos del poder.
  • La cuarta, tiene que ver con el desafío, la oposición y confrontación con el poder. Propuestas y variantes tan diferentes como Un hombre para la eternidad (Fred Zinemann), la mayor parte de las películas del director griego Costa Gavras (Desaparecido o la reciente El Capital), el cine de Ken Loach, la visión más o menos corporativa/empresarial de Erin Brockovich (Steven Soderberg), o la recientemente estrenada El Quinto Poder. Es dónde encontramos también las formas más discursivas, maniqueas o panfletarias.

Por otra parte, en el ámbito de la política, una de los elementos narrativos principales sobre el poder es la publicación de memorias políticas. Algunas especialmente famosas como en el caso de Winston Churchill o de Margaret Thacther. En muchos casos, estas aúnan sus propias visiones sociales, políticas e intelectuales de sus autores, hombres que han tenido importantes responsabilidades a lo largo de la historia, además de narrar los hechos en los que participó su protagonista. Son muy frecuentes en el mundo anglosajón y hay pequeñas sorpresas, como las de Madelaine Albright.En España, este relato del poder tras la restauración democrática no ha tenido ejemplos de buenos soportes, en la medida que el soporte ideológico e histórico de las memorias han sido más bien endeble y, en general, caracterizado por formatos episódicas y sustratos ideológicos más que esquemáticos o coyunturalistas.  Hay que retroceder a las memorias de Manuel Azaña para aunar visión ideológica e historia política. Super Kamagra farmacia España compra. Super Kamagra . Precio en Telde. Siempre incompletas, espero que estas recomendaciones, sobre los relatos del poder, sean de interés. Y, gracias David Felipe Arranz (@marcapaginasGR), Jaime Vicente Echangüe, José M. López Guerrero, Antonino Nieto y Juan Manuel Corral (@juanwakamatsu) por despertar la bestia. Y, también, cómo no, a Roberto Bra, (@braparker).

Los arquetipos maternales: Madres de película

Shirley MacLaine y Debra Winger

Shirley MacLaine y Debra Winger

Una pieza clave en los relatos como herramientas de comunicación es el arquetipo. En términos de Carl G. Jung, un arquetipo, es “una forma conocida subjetivamente”. Según Jung, son formas presentes en todas las sociedades. Se trata de formas, patrones comunes que están vivos en el inconsciente colectivo de muchas sociedades y su presencia tienen muchos contenidos y significados.  Los arquetipos sirven para generar emociones, ideas, identidad y para revivir en nuestra mente imágenes concretas y valores asociados al mismo.

Por otra parte, la figura de la madre es clave desde el punto de vista de la cultura. Con las diferencias lógicas según lo matriarcal de que se trate una sociedad, la madre tiene un papel clave, en la persona, en la evolución, conducta y desarrollo vital de las personas. Ya sea desde la literatura, desde el arte, desde el cine o desde la psicología, la fascinación por lo matrístico, por lo maternal es una constante.

Y, el papel de la madre, tiene su influencia en el relato colectivo, como creación de inconsciente y en el relato personal, como influencia. Del mismo modo, el papel de las artes visuales y del cine, como construcción del imaginario colectivo, la sublimación de la realidad y la construcción de la identidad.

Así, acaba de publicarse “Madres de Película” (Alianza Editorial) de Pablo Vilaboy y Oscar López en el que investigan desde el amor reverencial al cine en el arquetipo de la madre (por cierto, con una promoción muy oportunista para el primer domingo de mayo de 2013). Lo hacen de forma generativa, explorando a su vez, e identificando diferentes tipologías de arquetipos, presentes en el relato colectivo e individual asociados a la figura materna. De hecho, estas figuras existentes en el cine, tienen su correlación en la sociedad, con la humanidad y con la realidad.

Abordan los distintos roles y tipologías de madre en el cine, mediante el análisis de más de 120 películas.  Como señalan los autores del libro, en la obra están todos los tipos de madre que ha dado el cine: las tradicionales, las ocultas, las terribles, las sacrificadas, las épicas,  las adúlteras  las adoptivas, las trastornadas,  las adolescentes, las vengativas, las maltratadas… La lista de temas es muy larga y, para cada uno, hay ejemplos muy interesantes de películas, de relatos y de historias:

  • Madre con secreto
  • Madre divorciada
  • La madre y la enfermedad
  • La madre oculta
  • La madre terrible
  • Las madres sin hijo
  • La madre vengativa
  • La madre tradicional
  • La madre en solitario
  • La madre ante el nido vacío
  • La madre adolescente
  • La madre de adolescente
  • La madre y la eutanasia
  • La madre y el aborto
  • La madre incestuosa
  • La madre del terrorista
  • La madre artista
  • La madre épica
  • La madre prostituta
  • La madre incapacitada
  • La madre madura y el sexo
  • La madre poseída
  • La madre maltratada
  • La madre de todos los Aliens
  • La madre de la familia Adams
  • Las dos madres
  • El padre que siempre fue madre
  • La madrastra.

<!–[if !supportLists]–>

Si unimos los temas estudiados en el libro con nombres de actrices y papeles, podemos encontrar, desde la abnegación de Gloria (Carmen Maura) en ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, la madre luchadora como Susan Sarandon en El Aceite de la Vida,  el desapego de la Kate de Al Este del Eden, la madre imperfecta Shirley MacLaine en La fuerza del cariño, a Anjelica Houston, la madre incestuosa , en Los Timadores, la madre asesina, Laura (Belén Rueda) en  El Orfanato, Rosemary (Mia Farrow), la madre y el demonio ,en La Semilla del Diablo o la señora Bates, la madre muerta  de Psicosis, la madre con secretos Cynthia (Brenda Bletyn) , de Secretos y mentiras , la madre adúltera  Francesca  (Meryl Streep ) de Los Puentes de Madison y como la madre sustituta, Tula (Aurora Bautista) en La tía Tula, la madrastra en Blancanieves , la madre en la sombra Bette Davies en La Solterona o la madre de Benjamin Button. Los autores han elegido para la portada del libro aa Shirley MacLaine y a Debra Winger, lo cual ya es una invitación interesante

El libro, partiendo del cine,  también hace una reflexión (turbadora) sobre la evolución de los roles en la sociedad, en la familia y sobre el conflicto de roles entre madre y mujer. Sobre los arquetipos de mujer y madre, que se reflejan el arte, como expresión de la realidad y del relato social y colectivo. Y de cada uno.

Madres de película

¿Qué es un relato?

Relato personal y construcción de la identidad

Relato personal y construcción de la identidad

Podemos leer en la prensa, referida a un partido, a un político, a un personaje público o a una empresa o, incluso, un fenómeno como una política, la expresión “no tiene relato”.  De hecho, hoy es una necesidad que una marca, una empresa, un partido político, un personaje político, un deportista, un líder, una campaña, todas las personas dispongan de relato, de un modelo y esquema narrativo que defina su identidad e historia.

En una definición del maestro Antonio Núñez (repasaremos sus libros en Comunicatelling), un relato es una herramienta de comunicación estructurada en una secuencia de acontecimientos (hechos) que apelan a nuestros sentidos y emociones.  Por su parte, Barthes, afirma que el relato es una de las grandes categorías del conocimiento que utilizamos para comprender y ordenar el mundo.

Las historias, y relatos, son formas narrativas, y en la diversidad de las formas narrativas ya aparece como problema la diferencia con lo que no es un relato, como puede ser una anécdota,  una exposición, un refrán, desarrollos discursivos o incluso a una obra poética aunque esté dirigida a la exploración de las emociones y sensaciones. Desde el punto de vista lingüístico, el relato pertenece a la pragmática, es decir, a como el contexto influye en el significado.

Las formas narrativas tienen una enorme potencia en muchos tipos de comunicación. Así, el relato y sus elementos, como herramientas de comunicación, son instrumentos fascinantes para la comunicación empresarial, profesional, política, interpersonal, de las marcas, para la oratoria  e incluso para la comunicación con uno mismo. Todo proceso de comunicación se ve enriquecido con el relato y, de hecho, gracias al relato resulta mucho más movilizador y seductor.

A mi juicio, el elemento trascendental es la capacidad de proyección que ejerce el relato en la comunicación sea del tipo que sea. De ahí, que los relatos nos permitan interpretar la realidad y construirla, como personas, como individuos, como colectivos, como consumidores, como sociedad.